lunes, 21 de septiembre de 2009

Entre la aspiración y la desesperación

En los deportes un equipo “de media tabla para abajo” es, casi siempre, gris. Es el equipo que te dará una satisfacción en un juego y luego te hará ponerte una bolsa de papel en la cara al siguiente encuentro. Es pues, un equipo mediocre.

Ser mediocre es peor que ser malo. Es como ni siquiera ser lo suficientemente malo para ser llamado malo, y claro, ni lo suficientemente bueno para ser llamado bueno... como quien dice es ser muy malo hasta para ser malo (fhu?).

Y aunque Cicerón -filósofo romano- decía que “en muchas cosas la mediocridad es excelente”... a mi se me hace que en muchas otras, la mediocridad es el punto medio entre la aspiración y la desesperación. Toda esta libre asociación de ideas (así son mis ideas, pocas, pero libres) me lleva a nosotros... a la clase media -perdoooooón si algún rico ejidatario lee este blog-

Pero nosotros, los burgueses clasemedieros, los que un día tenemos para ir a comer a Chilis y al día siguiente hay que hacer arroz con tortillas para llenar el tanque, somos los que más vamos a sentir el mentado 2 por ciento de nuevo impuesto que, según el esbelto Agustín Carstens, beneficiarán a por lo menos 6 millones de familias (qué familia tan grande tiene ese tipo!).

Y es que, sin ser analista pues -nomás desmenuzando la vida como cualquier otro lunes- nosotros (menos el ejidatario y el del familión) no somos ni tan pobres como para ser de los supuesto beneficiarios, ni tan ricos como para que ese mísero 2 por ciento nos importe un carajo. Mediocres, pues...

"No queremos afectar a los pobres con más impuestos. Ya lo he dicho, a las personas que menos ingresos tienen, por cada peso que contribuyen, recibirán 10 pesos del ingreso, eso es una clara distribución a favor de los pobres", señaló el secretario según una entrevista publicada por Reforma.

O sea que nosotros de esos 10 pesos no vamos a ver ni el águila. Porqué? Por mediocres... por no ser suficientemente pobres para vernos beneficiados... por tener un trabajo en el que sacas lo suficiente para ir a Chilis un día... por pagar una barbaridad de ISR... por tener un carro... en fin, por no ser lo suficientemente malos para ser malos ni lo suficientemente gordos para ser secretarios de Hacienda... mediocres!

2 comentarios:

SäN dijo...

Negra inspirada.... es la ONDA este post... el mejor!!! vales mil cascadita de sarna!

Negra dijo...

ha de ser el matrimonio, tu... porque habías de ver las pinturas que tengo ahora... de-en-sue-ño!