jueves, 25 de septiembre de 2008

La envoltura vistosa


Es bien sabido que México tiene muy pocos lectores, cerca del 70% de la población no lee regularmente, en una ciudad de casi 400 mil habitantes vendemos 14 mil periódicos, en el DF con 22 millones circulan 270 ejemplares por cada 1,000 personas y no quiero ni saber cuantos de esos realmente se compran.

Y súmenle que los periódicos son caros en nuestro país.

De mis supuestos 14 mil lectores, hay quien solo compra el diario para ver los anuncios o clasificados, están luego las secciones; habrá quien lo compre para leer por ejemplo Deportes y tire el resto.

No quiero ni puedo hacer un cálculo realista, pero sospecho que un porcentaje muy reducido de la gente lee o ve los periódicos donde trabajo.

Como diseñadores somos parte de una profesión relativamente nueva, luchamos todos los días por justificar lo que hacemos (y lo que nos pagan). Los reporteros como disciplina tienen muchísimos más años que nosotros y les va bastante mal.

En gran medida terminamos diseñando para los jefes y para nosotros mismos.

Cuando Mario García cobró millones de dólares por rediseñar los diarios de Grupo Reforma abrió la caja de Pandora.

Todo el diseño de Reforma (y derivados) está basado en el concepto de que la información es lo que cuenta. Y estoy muy de acuerdo.

"No decoramos, diseñamos" "Damos soluciones gráficas a problemas editoriales y de espacio" suelo decir muy seguido, y de verdad lo creo. Pero sé que el contenido es lo que realmente le importa al lector.

Pueden disfrutar una página muy atractiva, un diseño ingenioso y creativo, pero todo eso es solo una envoltura vistosa de un producto. Ahora la pregunta es... ¿qué tan bueno es nuestro producto?

En esa pregunta reside mi constante dilema, mi cruda-moral-profesional. En esa pregunta me gasto las neuronas tratando de mantener un balance entre lo funcional y lo bonito, con esa pregunta intento mantener la distancia entre la decoración de páginas y el diseño editorial.

La respuesta para mi es clara... en general nuestro contenido es malo, es deficiente en muchos sentidos, carece de atractivo, de profundidad, de utilidad y muchas veces hasta de actualidad.

Con la rutina y el ego encima, nos dedicamos a "hacer lo mejor posible" con lo que tenemos, siempre he dicho que un mal material proporcionado (información y fotos) dará como resultado una mala página, aunque sea muy atractiva, aunque se gane un mentado premio de diseño, será una página decorada, no diseñada.

Cuando veo algún periódico de Europa me doy cuenta de lo mal que estamos editorialmente, sus diarios no necesitan las grandes dosis de diseño, lo rebuscado y barroco de la "creatividad" mexicana, porque como me dijo recientemente un amigo acerca del periódico El País de Madrid, "ahí las letras valen oro" y es cierto.

Acá nuestras letras no valen mucho, así es que hay que compensarle con fuegos artificiales.

Aunque México no sea un país de muchos lectores, creo que una buena parte de la culpa somos los mismos medios impresos, no generamos contenido que realmente le entretenga y eduque a la gente y no lo promocionamos como deberíamos.

Claro que está el gran debate entre escribir babosadas como TvNotas y TVyNovelas (las revistas más vendidas del país) y hacer periodismo de verdad... creo que nadie se ha tomado la molestia de intentar ambas cosas, una sección de espectáculos no es suficiente cuando es tan deficiente y una sección de Local o de análisis tampoco compensa su total falta de realidad y profundidad.

Hoy en día muchos periódicos invierten muy poco en redacción, pagan muy poco a periodistas, editores, diseñadores y fotógrafos.

Eso le llamo yo estar en el pozo y cavando.... nuestra propia tumba.

Me gusta alucinar seguido con la idea de que si yo fuera dueño de un periódico ¿qué haría?.. haría una gran inversión a mediano y largo plazo...

  1. Crear una escuela interna de periodistas, fotógrafos y diseñadores
  2. Dar sueldos y prestaciones por encima de los demás a los reporteros, editores, fotógrafos y diseñadores.
  3. Crear un ambiente de trabajo que de un status superior a la empresa.
  4. Tener un sistema de consejos editoriales y participación ciudadana permanente.
  5. Dejar atrás la vieja escuela del periodismo cuadrado de "sólo los hechos"
  6. Hacer al personal de redacción una sola unidad y que todos sean multidisciplinados, que dominen por lo menos 2 disciplinas.
  7. Invertir en tecnología "a la medida", hacer un proceso de trabajo eficiente y sin puestos o gastos innecesarios.
  8. Crear puestos como editores de cierre y editores creativos
  9. Invertir mucho en fotografía. (gente, equipo y un estudio)
  10. Organizar eventos con la ciudadanía, ayudar a la comunidad, difundir la lectura... por bien propio!
  11. Meter inteligentemente contenido educativo (ciencia, cultura, etc) entre las páginas.
  12. Dejar a un lado las agendas políticas, dar seguimiento a los problemas y soluciones de la ciudad.
  13. Dar voz a los lectores, pero de verdad, no con un pedazo de página donde se imprimen cartas. Que de verdad escriban artículos y tomen fotos.
  14. Sentar físicamente en el mismo ambiente a redacción y comercial.
  15. Crear un conglomerado de medios; Periódico, radio, TV, internet.
  16. Crear un verdadero (y eficiente) departamento de relaciones públicas.
  17. Mejorar la impresión. (papel que no manche, todo color, etc)
  18. Crear productos "solo para suscriptores" para recompensar al que se suscribe.
  19. Subir el precio de la publicidad (garantizando resultados al anunciante. Ver punto #15)
  20. Bajar el precio del ejemplar. (Claro que se puede, hay diarios gratis que les va muy bien)
  21. Crear secciones diarias con contenido de salud, belleza, moda, ciencia, cultura, música.
  22. Secciones hechas por y para jóvenes.

Pero bueno, eso son sólo alucines míos, por lo pronto me remito a diseñar las envolturas más vistosas posibles!

miércoles, 24 de septiembre de 2008

Panamá






Me encuentro en Panamá, en el lanzamiento de un rediseño para la firma que trabajo. Es mi segunda vez en el País y aún no he podido ver el Canal por la carga de chamba. Pero mi brou el Alex siempre me da lata diciéndome que nunca traigo fotos de cuando viajo.

Así que aquí están.

Si alguien conoce algún país de Centroamérica (excepto Guatemala) sabrá un poco de lo que encierra Panamá: muchos árboles, clima agradable-caluroso, Tiene dos mares a menos de 2 horas, la gente es muy amable y "animosa" como todos los latinos. Las nubes están muy "bajas" de altura y es increíble ver como se mueven... como en un sueño...
También comparten la picardía y la creatividad latina.

Lo único que no comparto es su SUPERGUSTO por la Salsa y el Merengue (yo ni los distingo!) pero es increíble cómo le rinden pleitesía a estos ritmos y cómo lo bailan... como en Colombia...

Cuando pueda, subiré más... (¡espero que del Canal!)

martes, 16 de septiembre de 2008

Los licenciados


Recientemente comencé una vez más ese proceso de buscar diseñador nuevo para el periódico.

Ya es común recibir curriculum de gente que está muy lejos siquiera de llamarse diseñador. Es una situación realmente lamentable ya que hay 3 "universidades" que imparten la licenciatura de diseño gráfico en la ciudad.

Pero aunque los CV y ejemplos de trabajo muchas veces dan risa, la mayoría de las veces dan lástima. Esos pobres que se jodieron 4 años "estudiando" y pagándole a una escuela para que les enseñen absolutamente NADA... así es, no exagero, nada, no tienen ni idea de lo más básico... contraste, tensión, balance, color, tipografía, luz, sombra, textura, escala, simetría.... NADA... pero eso sí, en su CV me explican que saben usar internet y el office, que manejan el Photoshop al 80% o el Corel al 90%. (uno hasta aseguró que sabe usar el Fax y la máquina de escribir)

¿Pero de quién es la culpa?

Creo que tanto el estudiante como su escuela son culpables.

El primero es la universidad, que por afán de ganar colegiaturas no orientan a los estudiantes.

Es evidente en muchos de ellos que no tienen la habilidad, creatividad o don para ser diseñadores, ni tienen la más mínima creatividad; sin embargo la escuela no les advierte nada, los va pasando de semestre en semestre bajo normas de calidad que hacen ver bien a la selección de personal de la policía municipal.

Los "maestros" muchos de ellos sin capacitación en su tema (ya no digas en docencia) se les "invita" a que sean "flexibles" y "comprensivos" con los estudiantes... osea, que sean "barcos".

Una de estas "universidades" es tan mala que veo licenciados que escriben un párrafo de texto con 15 faltas de ortografía, algunos de ellos mandan mails pidiendo trabajo y escriben en "lenguaje chatero". Esas instituciones no les exigen nada y no les enseñan nada... he visto trabajos de universitarios de sexto semestre que parecen hechos por un niño de kinder con conocimientos básicos en Microsoft Paint.

Los maestros o directores de carrera ni siquiera conocen literatura básica sobre diseño gráfico, ellos mismos son ignorantes en muchos temas y algunos nunca ha ejercido la profesión, no tienen experiencia.

Yo entiendo que la universidad al fin y al cabo es un negocio, que de algo tiene que vivir y lucrar y es muy válido. Pero creo que siendo tan mediocres están cavando su propia tumba. Si los egresados fueran en su mayoría profesionales exitosos crearía un circulo "virtuoso", cada generación más estudiantes querrían estar ahí. En cambio se enfocan en la inmediato como buenas "empresas" mexicanas... sacar la mayor ganancia al menor costo posible en el menor tiempo posible.... aunque esos signifique firmar su propia sentencia de muerte.

Por otro lado están los estudiantes, que aunque es cierto que no tienen acceso a una buena universidad deberían al menos, tener la iniciativa de crecer por su cuenta. Yo asistí a la universidad 2 semestres y la dejé por falta de dinero, sin embargo llevo 12 años autocapacitandome, leyendo libros, revistas y sitios web que me dan un conocimiento y perspectiva distinta, me hacen crecer continuamente. ¿porqué ellos no lo hacen?

Porque en general viven en la "cultura de la hueva", ser joven no te da excusa de ser apático y huevón.

Al final del día puedo decir que 2 de cada 100 de esos estudiantes tienen vocación, talento y hambre por crecer. desgraciadamente solo 1 de esos 2 va llegar lejos porque tiene la fuerza de voluntad y perseverancia para seguir creciendo sin parar.

jueves, 11 de septiembre de 2008

Innovación

Mi mercado de trabajo es el editorial: Periódicos y revistas. ¡Digo! no es que no le haga a otra cosa más prolífica del diseño como publicidad, pero la tinta sobre el papel guarda el olor de mis primeros días como diseñador...

En los últimos años, la crisis del papel, aunada al boom de internet (blogs sobre todo) ha hecho que este mercado se de de topes sin -aparentemente- encontrar una forma de reaccionar y no bajarse de la ola.

Corporativos en Estados Unidos han recortado sus plantillas de trabajo de forma más o menos masiva, la publicidad en monstruos como el New York Times han bajado intensamente. Revistas como Maxim están en graves crisis de ventas. Su fórmula de "mona encuerada, sexo, deporte y juegos" ya no les funciona y no saben qué hacer.

Muchos medios prefieren segmentar, dedicarse a pequeños mercados más fieles y quizá más "fáciles" de discernir en gustos.

En Latinoamérica aún no sentimos tanto este golpe. Aunque ya las crisis están saltando a la vista, esas ondas de choque parecen venir de Estados Unidos hacia abajo, es decir, en México apenas estamos viendo esos golpes. Pero en varias partes de sudamérica parecieran no existir aún.

Al parecer, todo depende de nuestra capacidad de conexión inalámbrica. En EU es fácil tener acceso a cualquier red wifi desde cualquier lugar con casi cualquier aparatejo.

En México, esto no es tan viable: Aunque ya existen parques con wifi gratis en el DF, no creo que haya mucha gente que le interese sacar su laptop y ponerla sobre las piernas esperando a ver a qué hora llega alguien a robártela.

La verdad, hace mucho que yo no compro un periódico. Prefiero leer las cosas que me interesan en la web. Son más "vivas" e inmediatas, algunas traen fotos o video y siempre puedo buscar por mis propios medios mi glosario de términos (wikipedia, gracias!). Pero en el caso de las revistas, siempre me gusta más verlas y leerlas en papel.

¿Porqué? por la sensación que te generan. El gusto de leerlas, de ver sus maravillosas fotos, leer sus reportajes, divertirme con los juegos de formas y colores que generan los diseñadores que las hacen.

¿Porqué no los periódicos? porque ellos venden información inmediata, que ahora puedo accesar fácilmente en la web. Además pocos de ellos cuentan con reportajes de buena manufactura o "exclusivas" de interés general.

En EU las respuestas a estos cambios están dándose de diferentes formas:



La revista Esquire usó para su último número una "tinta electrónica", compuesta de un papel electrónico "flexible" que permite que las palabras y las imágenes se muevan o "naveguen" a través de él. La tinta está guardada en microcápsulas más delgadas que el cabello humano y muy pequeñas en diámetro, estas microcápsulas contienen pigmento blanco y negro, le agregan una carga eléctrica y, dependiendo de la polaridad, las partículas del pigmento crean las imagenes que uno quiere que se vean.

El argumento de esta innovación de Esquire es que "dedicaron el número no al pasado de las revistas, sino al futuro de nuestra cultura", según palabras de David Granger, el Editor en Jefe de la publicación.

El cómo luce lo pueden ver en el video de arriba. Aquí pueden leer la entrevista del NYT al editor, y aquí una explicación básica de como funciona por la revista Folio Magazine.

Lo único malo es que no es "ecofriendly" ya que usa baterías. Esto irritó a los ambientalistas -en EU, no son cualquier cosa- y ocasionó que Esquire abra en su sitio sobre el "cómo deshacerse de la revista". Aquí pueden leerlo.


En el caso de los periódicos, acaba de salir esta versión beta de un invento para suplir al papel...



La información apareció en el sitio web de la spd. Y en la página de los creadores, una empresa llamada "Plastic Logic", no aparece mucha información al respecto. Según lo que se lee ahí es que es tamaño carta, hecho de plástico, y que expone los PDFs de las páginas creadas. Frente a la tinta electrónica, no suena muy competitivo, creo que lo que tratan de hacer es dar ese "look" de periódico, pero al ser una versión en desarrollo, quizá en el producto final sorprendan más...

¿Qué opinan?

martes, 9 de septiembre de 2008

Uno más

Van 3,051 ejecutados en México en lo que va del año y 405 sólo en Sinaloa.

miércoles, 3 de septiembre de 2008

martes, 2 de septiembre de 2008

Selección natural


Desde niño aprendí que el trabajo debe ser más que una simple fuente de ingresos. La cantidad de gente en busca de trabajo es muchísimo mayor a la cantidad de puestos disponibles, por eso, desde hace muchos años me quedó muy claro que en el trabajo siempre se debe tratar de ser el mejor, el trabajo es una disciplina, una parte fundamental de nuestro ambiente natural como especie y hay que ser profesional en cada aspecto de nuestras labores si queremos sobrevivir.

He renunciado a muchos trabajos, siempre por la misma razón; crecimiento profesional, siempre por agotar la fuente de conocimiento y experiencia que dicha empresa me ofrecía, pero siempre he renunciado profesionalmente.

Los famosos 15 días de anticipación, avisar por lo menos 2 semanas antes de que te vas; Eso ayuda a mantener cierta estabilidad en el puesto que dejas. Es una especie de código ético que siempre ayuda pues siempre te deja las puertas abiertas. Mi gran amigo y mentor José María Merino me enseño que nunca hay que "quemar puentes".

Una parte fundamental de sobrevivir laboralmente es ser parte de un grupo, sobretodo un grupo poderoso. En el mundo del diseño editorial hay una elite de profesionales, ser parte de ellos y quedar siempre bien con las empresas es vital. Si mañana dejara mi trabajo sé que en menos de una semana encontraría otro trabajo igual o mejor pagado, porque nunca "quemé mis puentes"

Pero luego están las "chachas", los que como empleadas domésticas sin educación o ética se van de un día para otro, dejas un mar de pendientes, de desprenden con una total despreocupación.

¿Qué pasa con estas gentes? pues solo hay que ver su historial de poco compromiso a su trabajo, desinterés por crecer profesionalmente y una marcada actitud de "obrero", .... "llego tarde, checo entrada, hago lo que me piden, nunca más, siempre busco como hacer menos y a la hora de salida me voy puntual para cobrar mi quincena a tiempo".

Hace años estas personas me enojaban, me daba coraje, me daban asco y las criticaba hasta el cansancio, quizá porque no veía "la película completa".

Pero con el tiempo empecé a ver las cosas de forma distinta. Ahora me dan lástima.

Lástima porque son parte de esas masas de gente que por alguna extraña razón parecen estar destinadas a la mediocridad, a siempre estar enojados, frustrados, atorados e incapacitados para mejorar.

En las últimas semanas he tenido 3 casos de "chachas". Cada uno distinto en sus razones para renunciar, pero todos igual en su poco profesionalismo y con nula ética.

Y me dan lástima porque los 3 tenían potencial para ser mejores pero ninguno pudo aguantar los rigores de la vida. Por miedo o flojera no afrontan la realidad, el trabajo es duro, llegar arriba cuesta muchas horas, dedicación, tolerancia, paciencia, perseverancia y fortaleza interna. Y salvo un caso que recuerde, todas las demás renuncias que he visto son por lo mismo... la hueva y el miedo a afrontar las situaciones duras.

Es más fácil renunciar a algo cuando las cosas se ponen difíciles que afrontar la situación y vencer los obstáculos.

Cualquier libro de biología nos enseña que sólo los animales más fuertes sobreviven y como humanos, nuestro ambiente natural es la vida social, familiar y laboral.

Podemos criticar muchos nuestras empresas, la forma en que se hacen las cosas, las decisiones que se toman y como se toman, podemos quejarnos y llorar de las injusticias que vivimos, de como no se nos reconoce y de la frialdad con las que se manejan las cosas en el ambiente laboral.

Pero hay que preguntarse cuáles son nuestras prioridades... ¿queremos hacer que la empresa sea como nos guste? o lo que buscamos es más importante y profundo que eso.... nuestro propio crecimiento para la supervivencia profesional.

Yo soy afortunado solo en el hecho de que me gusta mucho mi trabajo, todo lo demás que he logrado no tiene nada que ver con la suerte, entonces supongo que existe una especie de selección natural entre humanos que hace que unos se queden abajo y otros arriba.

En la cima no hay espacio para todos. Las chachas se quedan abajo.